junio 23, 2014

Tautología

Del fragmento sofocante de la tarde, de vodka en porcelana... así son sus historias. 
Sin demasiada gloria, ni suficiente pena. 
Sin demostrarlo al público, por supuesto. 

Estos pequeños hombrecitos corrosivos llevan existencias simultáneas: 
La primera, la importante, la encuentran mientras discuten sobre marihuana, aborto y factores de riesgo. 
Sin saber a qué huele la sangre o imaginarse pupilas dilatadas. 
La otra, que no sale en televisión, sobrevive de rodillas, aunque la asfixien. 
Está marchita, apesta a flor muerta, pero sigue, está. 

¿Sabés que siempre me gustó de vos?
En la última página de tu Constitución decía: "Los chistes de los abogados no hacen reír."


3 comentarios:

Alexander Strauffon dijo...

Esa frase de cierre me agradó.

Jorge Ampuero dijo...

Certero remate final.

Saludos.

Eli Portela dijo...

Gracias por pasarte por mi blog que quizás, si no lo hacías, no te descubría.
Me encantaste, te voy a seguir leyendo que parecés bastante multifacética.
Abrazo!

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"