marzo 09, 2013

Diagnóstico.


Nos echamos a enumerar cicatrices, como dos niños que se lo cuentan todo.

Hablaste de la bala perdida que acabó en tu brazo, del rasguño pequeño en la ceja, del pesado baúl del dedo gordo del pie. Yo no quería mostrarte la mía. Te dije con un lenguaje evasivo que solamente había desangrado una vez, pero que  mostrártelo sería imposible, habría tenido que abrirme entre las costillas un agujero deplorable.

 -Allí no pueden haber cicatrices, lo sé. A menos que haya sido una operación a corazón abierto -Entendiste bien cuando señalé del lado izquierdo del pecho.  -No es cicatriz, todavía es herida, parece que te sigue doliendo.

2 comentarios:

Darío dijo...

Como si trazaran el mapa de amarguras... uN abrazo.

reptilio dijo...

Hay no manches esta bien bueno este texto!!!!

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"