agosto 25, 2012

Cuentecillo intrascendente.

Amélie.
Dijo una broma sin sentido -tan típicas de él- 
y ella, que no estaba prestándole atención se acercó para escucharlo -tan típico de ella- 
Sus ojos se encontraron y una pequeñísima y fugaz sonrisa se dibujo en sus labios. 
Estaban tan cerca, podían escuchar su respiración. 
Sus manos se tocaban y los pestañeos cada vez eran más largos. 
Ella podía ver sus labios temblar, él saboreaba el olor de su cabello.

Escuchó, el bocinazo, sonrió, lo besó en la mejilla y se fue.
-¿has sabido lo que se siente estrenar corazón?-

5 comentarios:

. dijo...

que lindo tu blog

Taam dijo...

Que linda entrada! me encanto, te sigo. Un beso y suerte, nos leemos :)

Selene dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Selene dijo...

En primer lugar... muy bonita la entrada :) En segundo lugar... me gusta mucho tu blog! Y, en tercer lugar... acabo de descubrir un comentario tuyo en mi blog (http://elcaminoquesigoempiezayacabacontigo.blogspot.com.es/) del 31 de mayo, y mi respuesta es (perdona por la tardanza): el dragón era tan tonto como yo, al final no me comió, pero no fue nada agradable... xD
Ya tienes nueva seguidora, un abrazo :3

Carla dijo...

que hermoso debe ser poder decirle eso a alguien! Me ha encantado la frase final :)

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"