noviembre 16, 2011

Crímenes Perfectos


Primero va el amor ¿entendido? es importante saberlo. Luego viene esa especie de duelo, esa clase de muerte, porque terminó y todo lo que termina, termina mal. Vos no tardarás mucho tiempo en notar que ese amor no va a volver, y la pena te empieza a crecer, a inundar, adentro. No podés salvarte, tenés que aceptar ahogarte en ella. ¿Qué vas a usar de salvavidas? ¿Tu odio? ¿Qué argumento inventarás para odiar a esa persona?  ¿Acaso dejar de querer es un crimen? El amor llega de pronto y de pronto también se va, vos lo sabías desde el principio. ¿Si ya lo tenías grabado, cómo es que ahora te tiene tan destrozado? No, no la odias. Porque las circunstancias no te dejan, porque no podés, porque la querés.

“No me lastimes con tus crímenes perfectos”, es la súplica que murmuran tus labios al verla. “Dejá de dolerme, deja de hacerme daño sin proponerte hacerme daño. Deja de estar tan bien sin mí, o volvé. No, no volvás, no por lástima, ni por amor, porque no sería cierto. No volvás nunca. Desaparecé.”

Y podés escuchar las monedas, el saco sigue vaciándose, cada vez más. Miles de monedas cayendo por el lado de la soledad y el dolor. Tu vacío, tu mala suerte, tu puto dolor. Volvemos a lo mismo, la historia se repite como las tres últimas líneas de la canción. 

Tu dolor. Tu dolor que es solo tuyo, tu dolor propio, privado, secreto. Sin compasiones ni lástimas que le den la razón a tu tristeza. Porque vos no te has hecho acreedor a ellas, no tenés derecho a estar triste, los hechos no te lo permiten, y aún así seguís rompiéndote por dentro. Te tocará fingir; la sonrisa, el rubor, el pintalabios y las canciones bobas, para las niñas. El rock, las bromas, los amigos, para los varones.  Porque para ser la “víctima” (grabáte las insultantes comillas) para eso no hay género.  La canción puede ser de todos, de todos los que han sentido alguna vez lo que es tener el corazón roto en tres; lo que fue, lo que está siendo y lo que ya no será. Los que sintieron a los asuntos pendientes volver, hasta volverlos muy locos.   

... O al menos eso es lo que yo entiendo
 ¿Qué pasó? ¿Eso es una lágrima? ¿Qué hacés, ahora te ponés llorar como nena? ¡Fuiste vos el que pidió que lo explicara! Entendés a lo que refiero. No me podes acusar a mí, todo esto fue culpa tuya.

5 comentarios:

reptilio dijo...

¿como se es el Aureliano Buendia?

solo te puedo mandar buena vibra desde aca y un abrazo chica

Mike dijo...

Increíblemente, cuando entré al blog, estaba escuchando esa misma canción. Terrible.

Wik@♥ dijo...

Crímen perfecto, me encanto!!! uff hace pila que no te leía perdón :( soy una mala seguidora .
pasate por el mio si quieres

Pau(4)(9) dijo...

Que pasada de entradas :D gracias por dejar tu comentario jajaja un besito!

Kraichek dijo...

que bien sienta de vez en cuando escuchar a AC, verdad?

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"