octubre 09, 2011

Con cariño y náusea, para vos. Maldita sea.



Yo puedo perdonarte, yo puedo permitirme las cuotas de cariño, yo puedo esconderlo, tragarlo, y fingir. Pero ellas no. Y yo sé que sos buena, y que ellas son aún más buenas, pero no puedo perdonar por ellas, ni dejar de querer por ellas, ni seguir queriendo, ni esconder, ni tragar, ni ocultar su dolor. ¿Entendés que no es lo mismo?

Mi historia ahí sigue, nuestra historia no va a permitir que yo te olvide nunca. Pero no tenés historias verdaderas con todo el mundo, y si seguís cometiendo crímenes el cielo se te va a venir abajo. Y si seguís haciendo daño, las personas terminaran por volverse todas contra vos. O no.

Solo tragáte el orgullo, porque el mío ya es veneno, habláme de una puta vez y decime que te hago tanta falta como vos a mí. Y odiame, y permitime odiarte, sin culpa. Y apuñalémonos, escupámonos, desangrémonos, matémonos, para poder resucitar, por favor.

6 comentarios:

reptilio dijo...

carajo!!!

te agradezco el viaje, pero no el final!!!

y xq no llaman?

Juan. dijo...

Leer esto me hace acordar cosas y tengo ganas de matar gente.

dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
dijo...

suave.

Nerea. dijo...

Increíble...

Si las personas dejaran a un lado el orgullo que simple serían algunas cosas...

Besos Fernanda, me gustó mucho el blog.

Tobias Maddox dijo...

lo que decís ahí lo podría haber dicho yo, excepto el "habláme de una puta vez". me gusta que la gente desaparezca cuando ya cumplió su ciclo en mi vida.

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"