agosto 15, 2011

La chica del invierno. Parte IV

Pasaban así los días, y yo me acostumbraba cada vez más a la idea de ser un extraño para ella. Cuando entonces cambió todo. Ese día la chica del invierno no llevaba libro en mano, estaba pensando, con la mirada pérdida. No me dejó esconderme, sin que yo pudiera darme cuenta, ella volteó su rostro. ¡Me vio! Nuestras miradas quedaron fijas por segundos, sé que estaba a metros de distancia, pero podría jurar ante un tribunal que la vi ruborizarse. Bajó después la mirada, y yo petrificado reaccioné, me sentí un tonto, ella me había descubierto. Caminé lo más rápido que pude, ella había notado como la observaba. 

Otra noche más sin poder dormir, recordaba sus ojos sobre mí y mi corazón casi se salía del pecho. Estaba angustiado, encantado, feliz, con miedo. No podría detenerme nunca más a verla, mi secreto de amor ya no era un secreto.


También se preparó para el olvido, para lo siguiente que vendrá, para el Dios proveerá.
Y mañana será otro día, depende del cristal con el que miras, todo es horrible
 o terriblemente bello.

Enrique Bunbury - No fue bueno pero fue lo mejor. 

6 comentarios:

La chica de los sueños de cristal dijo...

Bonito blog, gracias por tu comentario.
Saludos.

Paula y punto. dijo...

Casi que se le escucha el palpitar del corazón!

La sonrisa de Hiperión dijo...

Siempre estupendas las cosas que nos dejas. Un placer haberme pasado de nuevo por tu casa.

Saludos y un abrazo.

Flor dijo...

Gracias por pasarte por mi blog, ami mucho comentar no me gusta, pero queria decirte que uno vive buscando respuestas, hasta que en algun lado las encontras! (:
Saludos (:

Andressa C. dijo...

:)

Florencia dijo...

Que tierno es todo esto.

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"