enero 19, 2011

Y el tictac del reloj, marca tus horas, cuenta hacia atrás.

No se ha donde se dirige mi vida, tal vez sea por no me haberme acostumbrado a que este pedazo de tiempo y espacio sea solamente mío. A veces todavía cuesta reconocerme y sigo con la teoría que hay más "yo" que colores de pintauñas en el supermercado.

Frustra ver como todos tienen un punto a donde ir y yo nací sin vocación. No me importaría vivir pobre, ni en el anónimato, ni gastarme la vida tras un par de libros. Con tener una pasión me conformaría, algo por qué luchar

Ojalá y quisiera ser médico, parece que todos los médicos saben desde siempre que su destino es ser médico. Médicos hijos de perra.

Nunca fui buena en eso de tomar decisiones, y a mi alrededor se encargan de recordarme, todos los días, que esta es la decisión más grande y que el reloj sigue corriendo, ¡ya sé que el maldito reloj sigue corriendo!

Ni que hablar del puto calendario.

1 comentario:

reptilio dijo...

haaaaaayyyy!

y como todos andan con sus preguntas molestas: y q vas a hacer? que piensas hacer? y uno solo contesta: nada! sobrevivir!...

ya no soporto que me hablen de sus trabajos y de sus planes de vida, yo solo quiero ver pelis y bajar discos y ya

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"