enero 09, 2011

Qué drástico padrecito

Ella. Sí, ella, una mujer envuelta en un abrigo blanco de piel de pelo largo, tocada con un gorro, de cara agradable, bondadosa y asustada; estaba junto a él y le miraba.
Sus ojos se encontraron y se reconocieron
No era que se hubieran visto antes, no se habían visto nunca, pero en la mirada que cambiaron los dos (particularmente él) sintieron que se reconocían y comprendían. Después de esta mirada no había duda: Era el diablo y no una mujer sencilla, buena, agradable y tímida. 


El padre Sergio, Leon Tolstoi.

1 comentario:

reptilio dijo...

oh no! el diablo! la palabra prohibida

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"