noviembre 02, 2010

Ay amor mío, que terriblemente absurdo es estar vivo

No dormía en las noches así que en el día se le veía cansada. Los parpados le pesaban y sus manos temblaban, se había quedado ya sin lágrimas,  nunca volvió a sonreír.
Las personas por un tiempo se preocuparon, la visitaban, llevaban flores y abrían las ventanas para que entrara el sol y el viento la animara un poco. Le hablaban de cómo estaba todo fuera, de la venida del circo, del casamiento del año; todo en vano ella ya no lograba entender. Dolía tanto verla, que para ahorrarse el trago amargo todos se fueron retirando y dando por vencidos.
La dejaron en ruinas, en el silencio más profundo. Y ella estando en sus últimos momentos de cordura pudo notarlo, pero los otros ya no le importaban.


Importaba tan solo lo que había pasado, importaba él y ella bailando la melodía más triste del mundo bajo un millón de estrellas, importaban sus ojos negros clavados directo al alma, importaba la última vez que le tomo la mano y la lágrima que no pudo evitar derramar. Importaba lo que fue y sobre todo lo que  no había sido.

4 comentarios:

Anne'sworld dijo...

mmmm... por eso no quiero dejar atraparme por eso que se llama amor...

reptilio dijo...

entonces al final nada importa

Saludos chica

ro dijo...

Es triste. Pero a la vez me parece hermoso cómo lo describiste.

Saludito.

Fernanda dijo...

Anne: No es necesario terminar así.

Reptilio: Bah, al final importa poco. Gracia por pasar.

RO: ¡Muchas gracias! Besos.

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"