julio 05, 2017

"Puedo hacer lo que yo carajos quiera."
Miércoles a dos minutos de las nueve.
Haciendo de las mentiras un poemario para vender.

mayo 28, 2017

Cumpleaños feliz.

Son siete los días de la semana, siete los colores del arcoiris y siete los pecados capitales. 


Siete en el día justo, porque el siete es la perfección. 

Éste que se viene, no se olvida
 ¡salud por un año perfecto!




mayo 17, 2017

"A galopar el corazón"

Los cronopios son pobres, cosita verde, lloran y no llegan presidentes. 
— ¿Ah sí? seré Cortázar... 
             no tan hombre, ni tan alto, pero con toda esa confianza en la vida. 

mayo 12, 2017

Un mundo feliz

(un mundo nuevo, un lenguaje nuevo; el derecho de la infelicidad)


—Sí, ya lo sé —dijo Bernard sarcásticamente—. "¡Hasta los Epsilones son útiles!" También yo lo soy. Pero te juro que daría algo por no servir para nada. Lenina se escandalizó de tal blasfemia. 
—¡Bernard! —protestó con voz triste y llena de pasmo—. ¿Cómo puedes hablar así?
—¿Que cómo puedo? No, el verdadero problema es ¿Por qué no puedo? o mejor -pues, al fin de cuentas sé muy bien por qué no puedo- ¿qué es lo que experimentaría si pudiese, si fuese libre, si yo no estuviese esclavizado por mi acondicionamiento?
—¡Qué cosas más horribles estás diciendo, Bernard!
—¿Tú no sientes el deseo de ser libre, Lenina?
— No entiendo lo que dices. Yo soy libre. Libre de gozar de este tiempo, el mejor de los tiempos. "Todos somos felices ahora".
   Bernard se echó a reír.
—Sí, "Todos somos felices ahora", comenzamos a decirles a los niños de cinco años. 




—¡Magnífica montaña rusa! —dijo Lenina riendo. Pero la voz de Henry volvióse, un momento, melancólica. 
— ¿Sabes lo que era esa monta rusa? —dijo— La desesperación final y definitiva de un ser humano. La subida en un chorro de gases calientes. Será curioso saber si era de un hombre o de una mujer, de un Alfa o de un Épsilon... —Suspiró. Luego con tono jovial: — En resumidas cuentas —terminó—, una cosa es cierta: sea quien sea, fue feliz mientras vivió. Todo el mundo es feliz ahora. 
—Sí, todo el mundo es feliz ahora —dijo Lenina como un eco. 


Lenina movió la cabeza. —Fui  y  seré  me ponen triste —recitó ella; —tomo un gramo y solo soy.  Al fin, convencióle de que ingiriese cuatro tabletas de soma.


—Porque nuestro mundo no es el mismo que el de Otelo. No se pueden hacer automóviles sin acero, y no se pueden hacer tragedias sin inestabilidad social. El mundo es estable ahora. Las gentes son felices; tienen cuanto desean, y no desean nunca lo que no pueden tener. Están a gusto; están seguras; nunca están enfermas; no tienen miedo a la muerte; viven en una bendita ignorancia de la pasión y la vejez; no están cargados de padres ni madres; no tienen esposas, ni amantes que les causen emociones violentas; están acondicionados de tal suerte, que, prácticamente, no pueden dejar de comportarse como deben producirse. Y si cualquiera cosa no anda bien, ahí está el soma.


—Pero es que me gustan las inconvenientes. 
—Pues nosotros, no. —dijo el Inspector—. Preferimos hacer las cosas cómodamente.    Cambiando de tono, Bernard repitió pensativo: —Pero yo no quiero la comodidad. Yo quiero a Dios, quiero la poesía, quiero el verdadero riesgo, quiero la libertad, quiero la bondad. Quiero el pecado. 

febrero 27, 2017

Fragmento, síntesis, resumen y conclusión.

Por favor no llorés —le dijo, secándose las propias lágrimasestoy herida pero soy de las que se curan pronto. Además tenemos que actuar calmado, nos vamos a seguir topando. —Él no dijo nada, ella prefirió escuchar : ¿cada cuánto?
— Cada vida, respondió. 

febrero 11, 2017

Un consejo antes de entrar; nunca vistas de amarillo en los centros de salud mental.
Tú guiñaste y después te calzaste un par de soles.

diciembre 20, 2016

¿qué haces despierta a las tres de la mañana?
Elimino poemas            que ya no importan.

diciembre 01, 2016

A L I C I A

ALICIA EN EL PAÍS DE LAS MARAVILLAS


«¡Qué sensación tan curiosa!», dijo Alicia. «Debo estar encogiéndome como un telescopio.».
Y efectivamente, así era: ahora solo medía diez pulgadas y su cara se iluminó al pensar que ya tenía la medida aproximada para pasar por la puertecita y entrar en el precioso jardín. Sin embargo, primero esperó unos minutos para ver si iba a encogerse más; se sintió un poco nerviosa al pensar en esta posibilidad: «Porque puedo desaparecer del todo», dijo Alicia, «como una vela. Me pregunto: ¿cómo sería yo entonces? » Y trató de imaginar cómo es la llama de una vela al apagarse, porque no recordaba haber visto eso nunca. 


-Lo que yo quería decir -dijo el Dodo ofendido-, es que la mejor manera de secarnos es hacer una carrera en comité. 
-¿Qué es una carrera en comité? .preguntó Alicia, no porque realmente quisiera saberlo, sino porque el dodo había hecho una pausa como si pensase que alguien iba a hablar, pero nadie parecía dispuesto a hacerlo. 
-¡Qué más da! -dijo el Dodo- La mejor forma de explicar una cosa es hacerla.


Cuando vio a Alicia, el Gato sólo sonreía. «Parece alegre», pensó ella. Pero, a pesar de todo, tenía unas garras muy largas y muchos dientes muy grandes, así que decidió que mejor sería tratarlo con respeto.
-Gatito de Chesire- empezó a decir un poco tímida, ya que no sabía si le gustaría que le llamase así. Pero él sólo sonrió más. «Bueno, le ha gustado», pensó Alicia y siguió diciendo: 
-¿Podrías decirme, por favor, cuál es el camino para salir de aquí?
-Eso depende mucho de adónde quieras ir -dijo el Gato. 
-No me importa mucho a dónde... -dijo Alicia. 
-Entonces, tampoco importa qué camino sigas -dijo el Gato. 
-... siempre que vaya a algún sitio -añadió Alicia explicándose. 
-¡Ah, seguro que así es -dijo el Gato, si andas lo suficiente!
Alicia se dio cuenta de que eso era innegable, así que probó con otra pregunta: 
-¿Qué clase de gente vive por aquí?
-En esa dirección -dijo el Gato, moviendo la pata derecha-, vive un Sombrerero. Y en aquella, -dijo moviendo la otra pata-, vive una Liebre de Marco. Puedes visitar al que quieras: ambos están locos. 
-Pero yo no quiero estar entre locos -observó Alicia. 
-¡Oh, eso no puedes evitarlo! -dijo el Gato-: Aquí estamos todos locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
-¿Cómo sabes que yo estoy loca? -preguntó Alicia. 
-Debes estarlo -dijo el Gato-, o nunca habrías venido aquí. 


ALICIA A TRAVÉS DEL ESPEJO


-¿De dónde vines, niña? -le preguntó- impetuosa, la reina roja. -¿Y a dónde vas? ¡Por favor levanta la vista, habla con propiedad y deja los dedos tranquilos, que me estás poniendo nerviosa!


Al llegar a la siguiente clavija, la Reina dijo: -Recuerda que es de buena crianza hablar en francés cuando no se te ocurre una palabra en tu idioma, sacar ligeramente las puntas de los pies al andar y sobretodo, ¡no dejar que nadie te tosa encima!

-¡Ya veo que usted todo lo arregla pensando!-
-¡Pues claro que sí! -dijo la Reina- ¡O lloras o piensas: no se pueden hacer las dos cosas a la vez! Yo prefiero pensar...


-¡Siete años y medio! -repetía Don Huevón, cavilenado-. ¡Una edad muy difícil, sin duda! Si me hubieras pedido consejo, te habría dicho: «Quédate en los siete» ¡Pero ahora ya es demasiado tarde!

noviembre 27, 2016

Factotum (1875)

"I got into bed, opened the bottle, worked the pillow into a hard knot behind my back, took a deep breath, and sat in the dark looking out of the window. It was the first time I had been alone for five days. I was a man who thrived on solitude; without it I was like another man without food or water. Each day without solitude weakened me. I took no pride in my solitude; but I was dependent on it. The darkness of the room was like sunlight to me. I took a drink of wine."



(...) Like most men in that situation I realized that I wouldn't get anything out of her - intimate talks, exciting roller-coaster rides, long Sunday afternoon walks - until after I had made some odd promises (...)

"You have a very strange face," she said. "You're not really ugly." "Number four shipping clerk, working his way up." "Have you ever been in love?" "Love is for real people." "You sound real." "I dislike real people." "You dislike them?" "I hate them." We drank some more, not saying much. It continued to snow. (...)



 Frankly, I was horrified by life, at what a man had to do simply in order to eat, sleep, and keep himself clothed. So I stayed in bed and drank. When you drank the world was still out there, but for the moment it didn't have you by the throat.


(...) "I wonder," said Jerry, "if I killed him?" "Killed him how?" I asked. "By mixing water with his vodka. He always drank it straight. It might have been the water that killed him." "It might have," I said.
Then I motioned to the barkeep. "Tony," I said, "will you please serve the plump little lady a vodka and water?" 

Grace didn't think that was very humorous. 


We lived on the fourth floor of an old apartment house; we had two rooms in the back. The apartment was built at the edge of a high cliff so that when you looked out the back window it seemed as if you were twelve floors up instead of four. It was very much like living on the edge of the world - a last resting place before the final big drop. 

"You married, Manny?" 
"No way." "Women?" 
"Sometimes. But it never lasts." 
"What's the problem?" 
"A woman is a full-time job. You have to choose your profession.
"I suppose there is an emotional drain." 
"Physical too. They want to fuck night and day." 
"Get one you like to fuck." 
"Yes, but if you drink or gamble they think it's a put-down of their love." 
"Get one who likes to drink, gamble and fuck." 
"Who wants a woman like that?" 


"So now you're a little crazy. No love. Everybody needs love. It's warped you." "People don't need love. What they need is success in one form or another. It can be love but it needn't be." "The Bible says, 'Love thy neighbor.'" "That could mean to leave him alone. I'm going out to get a paper."


 I wasn't too good a mopper; often a wad of hair or a crushed cigarette butt would remain conspicuously in one of the corners. I'd leave it there. I was conscientious with the ass-wipe and the paper seat covers, however: I could understand that. Nothing is worse than to finish a good shit, then reach over and find the toilet paper container empty. Even the most horrible human being on earth  deserves to wipe his ass. (...)

"get a job, go to work, get married, have children, follow fashion, act normal, walk on the pavement, watch TV , obey the law, save for your old age,

repeat after me: ´I am Free´"